Aprende a cuidar tu salud mental

148
pixabay.com

Si deseas mantener la salud de tu cuerpo también debes cuidar tu mente, de nada sirve tener un cuerpo definido si dentro tenemos una mente atormentada o desenfocada. Diversas teorías e investigaciones han concluido que si no tenemos una buena salud mental, nuestra salud física se verá afectada, por lo que seremos más propensos a sufrir enfermedades, por lo que nos sale más “barato” mantener en buen estado nuestra salud mental. Si no sabes cómo lograrlo, lee estos consejos y ponlos en práctica.

Que no quede nada por dentro. Todos tenemos problemas. Unos de mayor grado, otros pequeños pero es difícil escapar de ellos. Sin embargo, lo que sí podemos hacer es cortarle a alguien de confianza las cosas que nos agobian pues guardar sentimientos negativos o pensamientos que nos estén dando vueltas en la cabeza sin cesar. Cuando nos encerramos en nuestros pensamientos negativos lo único que vamos a lograr es conseguir las mismas respuestas.

Actívate. El ejercicio físico no solo es bueno para quemar caloría, también sirve para la salud mental pues cuando realizamos esta actividad el cerebro produce endorfinas, hormonas que mejoran nuestro estado de ánimo. Puedes empezar con pequeñas caminatas o paseando a tu mascota, lo ideal es que encuentres una actividad que te guste para que el ejercicio te resulte ameno.

No seas volátil. Es comprensible que una discusión se torne un poco alterada pero antes de decir cosas de las cuales nos podemos arrepentir luego es preferible tomar un respiro y calmarse. La técnica más usada para estos casos es respirar lentamente mientras de cuenta hasta diez, esto hace que baje el ritmo cardiaco y podamos tener un mejor control de las cosas que vamos a decir. Si se trata de una discusión por mensajes o correo, yo aplico lo siguiente, escribo aparte todo lo que me gustaría contestarle a esa persona y luego, cuando me encuentro en mis cabales, reviso lo que escribí, depuro las palabras y mando la respuesta.

Acompañado es mejor. Una de las cosas que comúnmente hacen las personas cuando tienen problemas es aislarse, se encierran en sí mismos y evitan a toda costa el contacto con el exterior. Hacerlo es un error, al igual que lo contrario, contarle a todo el mundo lo que nos pasa. En momentos así se puede recurrir a los amigos, esos seres que son personas cercanas a nosotros y nos conocen, con ellos podremos desahogarnos y recibir apoyo.

Todo es cuestión de actitud. Somos lo que proyectamos y para ser felices debemos enfocarnos en ello. ¿Cómo es eso? Sencillo, la felicidad es un estado mental, por ello debemos sentirnos agradecidos por lo que somos, por las oportunidades que nos regala la vida y todo lo que podemos lograr en ella.

Fuente: wapa.pe

 

Dejar respuesta