Quiero vivir en un cuento de hadas

134
Foto cortesía de: Pixabay.com

Todas las mujeres aspiramos tener una vida feliz, en realidad esa es la meta personal de la mayoría de los miembros de la humanidad, la diferencia es que al ser del sexo femenino la manera que desde pequeñas nos han enseñado para alcanzar ese objetivo, tiene una estrecha relación con el advenimiento del príncipe azul.

Que lance la primera piedra aquella que no haya soñado alguna vez con el hombre perfecto que llene con su presencia todos los espacios de la vida. No es nuestra culpa que desde la más tierna infancia esperemos el beso encantado, como La Bella Durmiente o Blanca Nieves, o que nos rescaten como a la Cenicienta o Rapunzel; y es que tantas y tantas historias con finales felices han permeado (y de forma irremediable) la psiquis femenil.

Soñar con conocer a un hombre y sentir de forma inmediata una conexión que se convertirá en un “para siempre”, es uno de los mitos más arraigados, para muestra todos esos melodramas, películas y novelas donde se tropiezan, se conocen y de forma inmediata son capaces de dar la vida el uno por el otro. Pues les revelaré que el porcentaje de las parejas que se conocen así es mínimo, y si alguna vez se le ocurre ir tropezando a cuanto caballero se encuentren por allí, a ver si por casualidad le sucede, lo único que encontrará será el típico comentario (en tono de regaño) “fíjese por donde camina”.

 
50% completado
¿Dónde Quieres Recibir la Guía?
Tu email jamás será compartido con nadie

Otra fantasía común es pensar que luego de encontrar al sujeto ideal, ese que se asemeja más a Shrek, pero que para nosotras es como Encantador, nuestros problemas se resolverán de forma mágica, adiós a la autoestima baja, good bye al llanto en las noches solitarias, sayonara a ir solas a la fiesta de la amiga, bueno quizás en cierta manera es así, pero te cuento que eso que subyace en tu emocionalidad no se arregla con la presencia de otro, te informo que te toca trabajar en tus carencias afectivas de manera personal, porque aunque al principio de la relación sientas que te complementan y tus dificultades se acabaron, te quiero decir que ese hombre no es tu muleta y por lo tanto si no resuelves tus inconvenientes emocionales, la relación no funcionará.

La vida no es un cuento de hadas, las personas no somos perfectas, poseemos defectos en los que tenemos que trabajar y virtudes que perfeccionar, lo cual es un trabajo absolutamente personal. Por eso el mejor consejo ante esta situación es trabaja en ti, enamórate de ti, confía en ti, tu pareja vendrá por añadidura, no a completarte sino a compartir contigo esta maravillosa experiencia llamada vida.

 

Dejar respuesta