¿Será bueno cruzar las piernas? Descúbrelo hoy.

135
Foto cortesía de: Pixabay.com

Las consecuencias de cruzar las piernas suelen ser muchas, pues incluye aumento de la presión sanguínea, varices y hasta daños en los nervios.

Se dice que si pasas demasiado tiempo en la misma postura, es decir, con las piernas cruzadas, estas se pueden dormir. Esto ocurre porque al cruzar las piernas puede ocasionar presión sobre el nervio peroneo situado detrás de la rodilla. Sin embargo, esta situación es temporal.

Además, mantener una postura durante muchas horas puede causar una patología llamada parálisis del nervio peroneo, lo que provoca que no puedas levantar la parte delantera de tu pie y dedos.

Sin embargo, un estudio realizado en Corea del Sur determinó que el entumecimiento de piernas a largo plazo es una consecuencia poco probable de cruzar las piernas y que podemos disminuir si tan solo cambiamos la posición de las piernas cuando nos sintamos incómodos.

Con respecto a la presión…

Al cruzar las piernas la presión sanguínea aumenta, lo que hace genera que se dé una lectura alterada de la tensión arterial. Por ello, cuando el médico o la enfermera chequea la presión sanguínea pide que apoyes el brazo en una silla o mesa y de descruces las piernas.

Un estudio realizado por especialistas en hipertensión en Estambul, Turquía, determinaron que la presión sanguínea aumenta más cuando las piernas estaban cruzadas, pero cuando se tomaba la tensión solo tres minutos después de descruzar las piernas, la presión sanguínea volvió a sus niveles anteriores. También, este estudio dio como resultado que en el mayor aumento de presión arterial se da en aquellas personas que están siendo tratadas por sufrir de la tensión alta.

Por qué pasa esto…

Se cree que este aumento en la tensión se da por la acción de poner una rodilla sobre la otra envía sangre de las piernas hacia el tórax, lo que resulta en más sangre bombeada desde el corazón y esto aumenta la presión.

Otra explicación es que el aumento de la presión por el ejercicio isonométrico de los músculos de las piernas (sin mover las articulaciones), aumenta la resistencia de la sangre que pasa por los vasos.

Por ello, diferentes especialistas del área de medicina han recomendado a aquellas personas con mayor riesgo de sufrir coágulos de sangre que no crucen las piernas por largos periodos y así evita impedir el flujo de la sangre que puede aumentar el riesgo de sufrir una trombosis venosa profunda.

Es importante que los pacientes sepan que el cruzar las piernas no aumenta la presión sanguínea a largo plazo y que la acción de cruzar las piernas no está relacionado con la aparición de varices. No obstante, se sabe que permanecer más de tres horas al día con las piernas cruzadas tienen más probabilidades de echar los hombros hacia delante y tener mala postura.

Fuente:bbc.com

 

Dejar respuesta